• 13 abril, 2024

ANTIPATICA POSTURA DEL ALCALDE DE ARMENIA RESPECTO A LA PLAZA DE TOROS “EL BOSQUE”

Por: Nestor Giraldo M.

Otro espécimen de la política sectaria como José Manuel Ríos, Alcalde de Armenia, cuestionado recientemente por algunos actos de corrupción con tono desafiante y autoritario dijo en un programa de una emisora local, “Mientras yo sea alcalde, prohíbo las corridas de toros”. Igual que sus homólogos de Bogotá – Claudia López, Cali – Jorge Iván Ospina y Medellín – Daniel Quintero, creen que las leyes y las sentencias de la HONORABLE CORTE CONSTITUCIONAL se las pueden pasar por la faja.

El hecho de que a ellos no les guste determinada actividad, no quiere decir que necesariamente la tengan que prohibir, no obstante cuando es una actividad legitima, desarrollada por personal profesional, dedicado como el ganadero a la crianza del toro bravo y el torero a crear arte frente a un animal incierto en su comportamiento.

López, Ospina, Quintero y ahora Ríos, se ufanan de ser guardianes de la vida, creyendo que contribuyen con el ecosistema y con la naturaleza si no se sacrifica un toro en una plaza; todo lo contrario están es propendiendo por la eliminación o extinción de una especie única en el mundo como es la del Bos Taurus.

El toro de lidia, también denominado toro bravo, designa a los especímenes macho de una heterogénea población bovina desarrollada, seleccionada, y criada para su empleo en diferentes espectáculos taurinos, como las corridas o los encierros. Proceden de las razas autóctonas de la península ibérica, conocidas como «tronco ibérico», que desde tiempo inmemorial propiciaron las formas más primitivas de tauromaquia. Se caracteriza por unos instintos atávicos de defensa y temperamentales, que se sintetizan en la llamada «bravura», así como atributos físicos tales como unos cuernos grandes hacia delante y un potente aparato locomotor.

El párrafo anterior es apenas un pequeño prólogo de lo que es y significa el toro de lidia; seguramente los alcaldes prohibicionistas no se han dado a la tarea de leer, investigar, documentarse, asistir a una dehesa donde se cría el toro bravo y de ahí su pobreza intelectual sobre el tema taurino.

Decía el profesor y filósofo austriaco con ciudadanía británica Karl Raimund Popper: “La verdadera ignorancia no es la ausencia de conocimientos, sino el hecho de negarse a adquirirlos”… Así sucede con los personajillos aquí mencionados, no les da la gana de instruirse, de aprender y documentarse sobre los temas que desconocen… POBRECITOS!!!

Leave your Comments