• 13 abril, 2024

DEBILITADO EL COMITÉ

DEBILITADO EL COMITÉ

El desconocimiento de la mayoría de sectores que aceptaron participar en el paro que se inició el pasado 28 de abril, en su discurrir de los últimos días viene debilitándose tras desnudarse el objetivo político más que social que persiguen los integrantes del Comité, provocando la deserción de esos sectores.

Por: Leopoldo Portilla Mesa.

La política de victimizarse por parte de los integrantes del Comité del Paro  está fracasando tras desnudarse en pasados días las verdaderas intenciones y propósitos de conseguir un objetivo meramente político. Es decir están en campaña política según lo ratificó a los diferentes medios de comunicación un integrante comunista de la Federación Colombiana de Educares -FECODE- a la que en gracia de discusión podría cambiársele la palabra central por la de Comunista en vista del adoctrinamiento que estos señores hacen a los pequeños en sus aulas de clase. Lo social pasa a otro plano.

Antes de la más reciente movilización del 9 de junio ya varios sectores participantes e inclusive algunos sindicatos afiliados pronunciaron su desconocimiento y falta de representatividad de estos insensatos dirigentes que en medio de la grave situación planteada han generado toda la violencia, destrucción y muertes causadas por su ambición desmedida de protagonismo (a los que debería investigar la Fiscalía General de la Nación). Paro cohonestado por el Petro-Madurismo, solamente con el fin de obtener en las próximas elecciones una votación que lo lleve al poder y a ellos a la Cámara de Representantes. El pasado martes -15J- en rueda de prensa manifestaron que las movilizaciones se interrumpían temporalmente por un cambio de táctica consistente en presentar unos proyectos de ley al Congreso de la República cuyo contenido versa en las peticiones escritas en el Pliego de Emergencia construido -dicen ellos- con todos los sectores gremiales y sociales del país.

El cinismo de todos estos sindicalistas que siguen exigiendo condiciones inmediatas al gobierno para el regreso a la presencialidad de la educación, la derogación del decreto en el que se ordena al Ejército prestar apoyo a la policía y autoridades locales para el desbloqueo de las carreteras y zonas urbanas son las amenazas e intereses que ya se conocen. Pero se niegan a condenar con rotundidad los bloqueos. Los jóvenes de la Primera línea como ellos se hacen llamar, los del Espacio Humanitario del Portal Américas de Bogotá y la Unión de Resistencias de Cali son los que primeramente han hecho público el no sentirse representados por estos señores de los que ya se conoce su aparente lucha por el pueblo pero sin importar  su realidad.

Colombia tiene que estar alerta para no permitir un triunfo de lo absurdo. Bogotá, Cali, Medellín lo sufren, por la falta de la experiencia administrativa de quienes están al frente. Las complejidades sociales y territoriales los desbordan son temas ajenos que con el discurso Castro-Chavista no los solucionan.

Leave your Comments