• 22 junio, 2024

MORANTE y URDIALES a HOMBROS

MORANTE y URDIALES a HOMBROS

Finalizada la tercera corrida de la Feria de Santander Morante de la Puebla supera en cada presentación su nivel -en la mayoría de los festejos- Dos faenas que a su estilo mostraron diferencia. Dos orejas recibió del 4º de la tarde. Diego Urdiales cortó una oreja en cada uno de los de su turno. Puerta Grande para ambos espadas. Juan Ortega ovacionado en sus intervenciones.

Por: Leopoldo Portilla Mesa.

Viene desarrollándose de buena manera la Feria de Santiago que se realiza en la ciudad de Santander. Un sucinto resumen ofrecemos a nuestros lectores. El sábado anterior -23 julio- el salmantino Manuel Diosleguarde salió a hombros en la tarde de su alternativa como matador de toros en Santander, -corrida de apertura del serial Santiaguino- festejo en el que Alejandro Talavante sumó u apéndice, mientras que Pablo Aguado se marchó de vacío.

Era el retorno de la Feria de Santiago en formato de siete días de toros tras los cuatro festejos del año pasado, y lo hizo con una tarde que, precisamente, no fue de exaltación ganadera, pues la corrida de Torrealta no tuvo clase alguna a excepción del lote de toricantano, que salvó en el sexto una tarde que iba camino del vertedero en el que se arrumban las corridas plomizas.

Una solitaria oreja para Víctor Hernández fue el balance artístico de la novillada picada celebrada este domingo en Santander, segundo festejo de su Feria de Santiago, un espectáculo de larguísima duración y en la que el mexicano Isaac Fonseca resultó cogido por el quinto novillo de la tarde.

Cuando Marcos Linares cruzó a pie el umbral del patio de cuadrillas camino del hotel se cumplieron 2 horas y 50 minutos desde el inicio del festejo. Una eternidad. Entre ambos hitos, los novilleros escucharon un total de seis avisos para un resultado numérico de una oreja y un balance artístico que no será recordado. De la novillada de Núñez de Tarifa sacaron nota el buen tercero y el muy notable cuarto.

Finalmente la crónica especializada se expresa así de Morante de la Puebla en su labor ante su segundo toro. Puso orden torero Morante donde no lo había. Una tanda más en la cercanía desoyendo los derrotes del toro terminando con un desmayado muletazo con la mano izquierda. En ese caos de embestida puso lucidez y orden. Lástima de un desarme final. A pies juntos al cierre con la izquierda y pases a dos manos por alto de gran expresión. Faena de poder. De lidia torera gran estocada. Dos orejas.

De Urdiales dicen que fue creciendo gracias a un toreo ligado y de empaque sobre la mano derecha en el 5º. Superior tanda con la mano izquierda, pausado, dando tiempos de recuperación el toro y reduciendo la embestida toreando muy despacio. Buen toro. De calidad. Se aflojó el toro porque ese toreo castiga. Perdió ligazón con buen acierto el torero sacando muletazos de enorme calidad y armonía. Se echó el toro antes de acabar la faena. Y no le vino bien que tratara de seguir toreando. Encogido el toro, dificultaba la suerte. Estocada. Oreja.

Buen toro el 2º pero en ese límite de irse para volver o no volver. El toro no mantuvo ya el mismo son por el pitón izquierdo y trató de buscar definitivamente los adentros. Faena notable en todo. En perpendicular el toro arrollaba. Paralelo a tablas y de uno en uno cerró faena sobre el pitón derecho con torería. Lo entendió perfecto. Casi apoyado en tablas por rajado, enterró el estoque en una gran estocada. Estupenda actuación del riojano. Oreja.

Juan Ortega estuvo centrado y despejado en el 3º. Con la mano izquierda entendió que no había que engancharlo tan delantero para poder ligarlo mejor y que protestara menos. Lo entendió bien Ortega, que cambió de mano, siempre girando en el sitio para ligar los muletazos. Una faena torera y medida en metraje a modo del toro. Buena estocada. Petición suficiente que no atendió el palco. Gran ovación. Ortega en el 6º con empaque para comenzar a torear sobre la mano derecha en una tanda limpia y ligada. Se fue “gastando” el toro y le costaba seguir por abajo la muleta. No tiró para adelante y pasaba en viaje corto con la cara por arriba. Deslucido toro que por el pitón izquierdo tuvo también feo estilo. El intento de buen toreo de Juan Ortega no rimaba bien con esa condición. Pinchazo arriba. Gran estocada.

Leave your Comments