• 26 mayo, 2024

¿REACTIVACION?

¿REACTIVACION?

¿REACTIVACION?

¿Se puede hablar de reactivación de los festejos taurinos en la provincia colombiana por lo acontecido en el final del 2021 y en el inicio de este 2022? La época por la que está atravesando la tauromaquia local no es la mejor. Plazas en completo abandono por parte de las administraciones indiferentes a su paulatino deterioro.

Por: Leopoldo Portilla Mesa.

Los festejos que tuvieron lugar en el final del año anterior y en el inicio de este 2022 hicieron que la luz de la esperanza no se apagara. Los departamentos de la parte andina del país considerados los de más afición, sus numerosos municipios cuentan en su mayoría con sus respectivas plazas de toros, que se encuentran convertidas en verdaderas ruinas, producto de la guerra, pero no de una guerra armada, sino de la guerra que hace tiempo se viene sosteniendo con los políticos, que encontraron en la desnaturalización de las corridas de toros y festejos afines la opción más rápida de obtener votos y posicionamiento dentro de una sociedad de la que se están aprovechando por su analfabetismo político. Muchos son los ejemplos que se conocen.

La aparición en el panorama de grupos creados por estos sempiternos generadores de cuanta corrupción exista en el universo, unidos a la perversa argumentación de los animalistas, ambientalistas y demás alepruces que logran acceder a cargos de elección popular prevalecen sin escrúpulos para aumentar su patrimonio. Bogotá es víctima de su propio invento. Elegir a quienes se sabía de antemano cuál era su posición respecto a la tauromaquia. Se están pagando las consecuencias. El descaro de la actual Directora del IDRD al salir ante los medios para comunicar que la licitación de la plaza de toros de Santamaría se había declarado desierta porque no se había presentado ningún proponente. Las ilógicas y absurdas condiciones que contenía el pliego no eran garantía. Es la muestra del circo que montó la Alcaldía y el Cabildo de como se está manejando la capital colombiana. Ejemplo que están siguiendo los alcaldes provinciales. Conducta de la cual no se puede tener esperanza para que la tauromaquia tenga la oportunidad de oxigenarse. Bogotá, ciudades intermedias y poblaciones menores seguirán soportando el autoritarismo ignoto impuesto por estos politiqueros de oficio.

El castigo lo tienen en la mano los ciudadanos. No votando por ellos.

Leave your Comments