• 18 julio, 2024

TERMINO GESTION DE RUI BENTO

TERMINO GESTION DE RUI BENTO

 

 

El Director de Actividades Taurinas de la plaza lisboeta de Campo Pequeño Rui Bento se despide tras 14 años de estar al frente de la Catedral Mundial de Tauromaquia a Caballo.

Por: Leopoldo Portilla Mesa.

La concesión por parte de las autoridades de la capital lusitana de la plaza de toros de Campo Pequeño al promotor musical Alvaro Covoes pone de manifiesto la reducción de la temporada, de la cual el nuevo responsable ha señalado que la temporada será de seis corridas de toros. Para el efecto ha diseñado un concurso de adjudicación, interrumpido ahora por el Covid 19.

Rui Bento se despide de todos los estamentos taurinos en misiva que es publicada por todos los medios.

Hay proyectos que, por el desafío que constituyen o la intensidad de la pasión que despierta en nosotros, nos marcan para siempre. Reto y pasión. Esta fue la mezcla de sensaciones que experimenté cuando, en febrero de 2006, por invitación de los doctores Henrique Gonçalves Borges y Goes Ferreira, asumí el cargo que me dio la gestión de los destinos taurinos en Campo Pequeño. Las obras de restauración y recalificación estaban casi terminadas y la reinauguración estaba programada para el 16 de mayo.

 

Después de 14 años, el ciclo de mis deberes como Director de Actividades Taurinas de la primera plaza del país, la «Catedral Mundial de Tauromaquia a Caballo», ha finalizado recientemente.

Campo Pequeño está conectado a las dos fases más importantes de mi vida profesional. Allí, como torero, comencé en 1982, la carrera que me llevó a la alternativa como matador de toros (Badajoz, 1988); Allí desarrollé la actividad de gestor taurino, de cuyos resultados siento el mayor orgullo.

Durante estas 14 temporadas, vivimos apasionadamente un proyecto que recuperó la grandeza de Campo Pequeño en términos nacionales y lo reposicionó, en términos internacionales, dándole una visibilidad nunca lograda.

Las figuras del toreo más grandes del mundo incluyeron una vez más a Lisboa en la ruta de sus temporadas. Los consagrados regresaron, se lanzaron nuevos valores y los triunfos siempre se repitieron. Las cosas no siempre fueron de acuerdo con lo que idealizamos, es cierto, pero también es cierto que solo aquellos que no toman riesgos no se equivocan. Nosotros, en Campo Pequeño, asumimos la victoria con la misma humildad, la misma grandeza con la que nos enfrentamos en tiempos difíciles. Y fue en esos momentos difíciles que nuestra capacidad individual y colectiva de superación demostrada por todos los que viven este proyecto único se destacó. Incluyo en mi gratitud a todos aquellos que, en la oficina y en el campo, se integraron y colaboraron con la Dirección de Tauromaquia, las sucesivas administraciones con las que trabajamos y, en particular, dos de nuestros colegas que se fueron para siempre y que siempre recordaremos por su ejemplo de camaradería y profesionalismo.

En una breve revisión de este ciclo, que acaba de terminar, hay una palabra de agradecimiento para todos aquellos que, de manera directa o indirecta, hicieron posible todo este viaje, a lo largo del cual nos han estimulado tanto. Me refiero a aficionados, artistas taurinos, ganaderos, personal de apoyo, la prensa generalista, radio y televisión, los medios taurinos y el público en general. Va por todos ustedes. Sin su apoyo no hubiéramos podido llevar el barco a un puerto exitoso.

¡Ciclo cerrado! Los hombres pasan y las instituciones continúan. Le deseo a Campo Pequeño la mejor de las suertes en esta nueva fase de su más que centenaria existencia.

Leave your Comments