• 13 abril, 2024

TORERIA Y CASTA EN COLMENAR VIEJO

TORERIA Y CASTA EN COLMENAR VIEJO

 

Javier Cortés, Miguel D’ Pablo y Francisco José de Espada, toreros -que como todos los que militan en la profesión son verdaderos héroes- triunfaron y salieron por la Puerta Grande este domingo al cortar cinco orejas a una encastada y brava corrida de Domingo Hernández que frisó sobre los seis años y explotó la romana.

Por: Leopoldo Portilla Mesa.

Alegría y satisfacción a tope por parte de los aficionados internautas del planeta que a través de las imágenes se solazan con la  lámina de los toros de las diferentes ganaderías hispanas que mantienen su tradición y muestran en esta época la evolución de sus encastes que ahora permiten que los toreros de todos los niveles tengan acceso y oportunidad de lidiarlos en plazas de todas las categorías y triunfen a pesar de los largos meses de la pandemia que sigue azotando a la humanidad.

Lo visto en la tarde de este domingo 29 de agosto en la plaza de toros de Colmenar Viejo es de admirar a los hombres que lidiaron y al ganadero que aguanta el embate pandémico. ¡Decirles Señores gracias! Nos descubrimos ante ustedes.

Javier Cortes hizo el paseíllo sin acusar su percance sufrido en días anteriores, realizó una faena en el primero de la tarde -distraído-  que no humilló, variado en su saludo con el capote y en el quite posterior al encuentro con la cabalgadura. Los derechazos de las tandas ejecutadas fueron templados y los naturales para finalizar jaleados. Perdió el premio por la espada. Su segundo -un tío-  tuvo clase, transmisión y fiereza. Aplicó el torero de Getafe todo el repertorio de su tauromaquia para hilvanar una faena de gran calado. Sufrió una fuerte voltereta al caer a la arena empujado por los cuartos traseros de su antagonista, recogido e izado, cayendo de fea manera, aparentemente sin consecuencias. El epílogo fue afortunado, lo despachó de una entera -un pelín caída-. La fuerte petición no se dejó esperar y el Palco Alto la atendió y concedió las dos orejas. Mucha sensibilidad mostro Javier Cortes, algunas lágrimas brotaron y rodaron por las mejillas de este gran espada.

Miguel D’ Pablo es de los diestros que no tiene continuidad pero lo de rescatar es que cuando se encuentra en medio de un compromiso serio en un escenario también de mucha responsabilidad, sus miedos desaparecen. Le dio facilidades al toro, bravo, escaso de fuerza y dificultades en sus cuartos traseros. Brindó a su colega Javier Cortés la faena que tuvo un inicio de ortodoxia, citándolo de lejos y presentándole la muleta franca que el ejemplar perseguía a pesar de su impedimento. Series de buena ejecución por ambos costados que firmo de manera -non santa-. Una oreja. En el segundo fue ovacionado.

Francisco José Espada quien venía de triunfar el día anterior en la localidad de Añover de Tajo, ratificó lo buen torero que es. Seguramente estas presentaciones abrirán puertas de los despachos y de plazas. El contenido de su faena en el tercero de la tarde, bravo, con clase, noble, de vuelta al ruedo,  acertó en los acordes que pedía el toro y su labor fue de tono alto. Lo finiquitó de buena forma. Una oreja. Con el que concluyó y cerró la corrida, toro de enorme badana y algo distraído, plasmó series de calidad, con ritmo, que desafortunadamente el toro no aguantó y el torero de Fuenlabrada terminó sepultando la tizona en los blandos. Una oreja

———-

 ———-

Leave your Comments