• 12 julio, 2024

ANGEL JIMÉNEZ… TORERO CON DUENDE

ANGEL JIMÉNEZ… TORERO CON DUENDE

Nacido en la localidad de Écija -cuna de toreros- bordó a su primer toro que como los restantes pertenecían a la ganadería de D. Salvador Domecq con un toreo clásico de transmisión, entrega y trance que perdurará en el tiempo. Dos orejas. Lama de Góngora y David de Miranda lo acompañaron en el triunfo dos orejas, una en cada toro respectivamente. Puerta Grande para la terna.  Ocurrió en Santa Olalla del Cala.

Por: Leopoldo Portilla Mesa.

Santa Olalla del Cala en la provincia de Huelva situada en las estribaciones de Sierra Morena en la Sierra de Aracena y con temperatura acorde con lo que se iría a presenciar en los minutos posteriores en el ruedo de una pequeña plaza de toros que acogió a tres jóvenes matadores de toros de corte muy clásico pero con diferentes matices que hicieron vibrar y casi que levitar a los aficionados.

Angel Jiménez tercer espada de la terna ha saboreado la gloria. Exultante ha estado en la labor con su primer toro. Tocó las fibras de los asistentes que le vitorearon de principio a fin. Deja clara su postura de figura en tránsito hacia el estrellato. Embraguetado -como decían los antiguos- durante toda la labor, cuajó por ambos pitones series en redondo, largas y profundas. -Listonero- perdía acometividad y buscó la querencia, terreno donde trazó una tanda de naturales de emoción y quietud. El torero pareciera estar en otra galaxia. Gran faena y de mucha creatividad. Dos orejas. Con el del final, un buen mozo, que en el inicio embiste de buena manera por ambos pitones, pero una vuelta de campana, posterior a su encuentro con el de castoreño, hace que cambie y su ímpetu ya no es igual. Decide entonces Angel Jiménez abreviar ejecutando la suerte suprema en todo el hoyo de las agujas. Aplausos.

Lama de Góngora diestro que tras su trasegar por ruedos de México y Perú durante el periodo de la pandemia, dejando imagen de torero caro, sirvió igualmente para potenciar su profesión. Mentalizado en la práctica del toreo clásico realizo sus faenas bajo ese parámetro. Dos arrimones en los que se dejó rozar la banda de su taleguilla con los cuernos de sus antagonistas y en un terreno comprometedor. Una oreja en cada uno de ellos.

David de Miranda viene avisando desde hace algún tiempo su propósito de encasillarse entre los espadas del -cante bueno-. Es un diestro fiel al toreo basado en lo fundamental, al que agrega, talento, el valor justo para resolver los momentos en que los toros se vienen a menos y han demostrado cierto grado de bravura. Caso de su segundo 5º de la tarde que se acabó prontamente. Le porfió y construye una importantísima faena. Lastimosamente dos pinchazos anteceden a la estocada final de buena colocación. Cortó una oreja en cada uno de sus toros. Tres toreros que tienen que llegar a la cumbre de sus profesiones y si los Dioses de Tauro lo permiten ojalá por mucho tiempo.  

Leave your Comments