• 18 julio, 2024

ENTONADA Y FIRME ACTUACION DE JUAN DE CASTILLA EN MADRID CON UN PRESIDENTE CICATERO

Por: Néstor A. Giraldo Mejia

Confirmó su alternativa el espada colombiano Juan de Castilla con el ejemplar de Partido de Resina marcado con el número 13 de nombre “Tronador II” con 512 kilos de peso, ejemplar que se resintió en varas demostrando poca fuerza. El comportamiento del toro en la muleta fue limitado por la debilidad en los remos, afianzando sin embargo el colombiano su disposición y actitud seria y de responsabilidad. Anotar la nobleza del de Partido de Resina que tuvo buena condición por el pitón izquierdo aprovechado en buenos muletazos trazados con temple. Lamentablemente pinchó en varias oportunidades, pasaportándolo con golpe de descabello. Silencio tras dos avisos. Con 590 kilos el quinto para el colombiano de la ganadería portuguesa de El Sobral marcado con el número 62 y de nombre “Preso” carente de virtudes pues tuvo peligro al que se impuso De Castilla con mucho valor, seriedad y decisión al que instrumentó un buen manojo de derechazos que calaron en los aficionados. La estocada en conjunto con su actuación no fue valorada por la presidencia a cargo de Ignacio San Juan Rodríguez negándole el apéndice a pesar de haber sido solicitado mayoritariamente. La vuelta al ruedo en medio de lágrimas fue el premio final a su entrega.

Octavio Chacón dejó constancia de su oficio con el toro de El Sobral que vino de más a menos, ofreciendo complicaciones. Algunos pases por el pitón izquierdo llegaron al tendido. Los aceros no le fueron fieles, siendo ovacionado después de dos recados presidenciales. El cuarto de Partido de Resina tampoco ofreció opciones al gaditano que una vez más dejó ver su madurez profesional. Lo despacho de estocada y descabello. Silencio tras aviso

El toro de Partido de Resina, fue protestado y devuelto por falta de fuerza, siendo sustituido por uno de Hermanos Collado Ruiz que ofreció complicaciones a Ángel Sánchez y que estuvo voluntarioso pero el toro de 620 kilos, deslucido, sin humillar y sin entregarse, no le permitió mayores ejecutorias. Pinchazo y estocada. Ovación. El sexto de El Sobral, astado complejo, dejó al madrileño algunos muletazos limpios de inicio sin coger vuelo la faena pero abonándose las ganas y voluntad. Dos pinchazos y estocada. Silencio.

Leave your Comments