• 22 junio, 2024

INTERESANTE CORRIDA EN BARGAS – TOLEDO CON EJEMPLARES DE HNOS. MARTINEZ PEDRÉS

Toros de Hnos. Martínez Pedrés muy bien presentados y con diverso comportamiento Plaza casi llena con muchos niños en los tendidos.

Juan Leal con el primero estuvo muy bien administrando las embestidas a media altura por la flojedad de remos del ejemplar que tuvo calidad por los dos pitones. Tandas de mucho empaque, con torería, ligando los muletazos a un toro noble con buena condición. Remate de faena por luquesinas quedándose muy quieto. Perdió los trofeos por pinchar. Ovación. Embestidas rebrincadas y broncas las del cuarto al que el diestro francés logró ajustarse a pesar de las incomodas embestidas que fue corrigiendo en el transcurso de la faena. Sometió con mano muy baja al ejemplar y pudo ligar muletazos de gran clase. Los circulares invertidos fueron impecables. Valor, temple, dominio y decisión  Estocada casi entera. Oreja tras aviso

Gómez del Pilar que torea el domingo 24 de septiembre en Madrid, interpretó buen saludo de capa con verónicas rítmicas y media de gran concepción. Buenas tandas de muletazos con un toro que persiguió el engaño con codicia y nobleza. Se enroscó el ejemplar a su cintura en pases invertidos con valor en terrenos muy comprometidos. Pinchazo y estocada desprendida. Una oreja. “Acostumbrado a lidiar lo que lidio este ha sido una perita en dulce” dijo el torero a Canal Castilla La Mancha. Prolegómenos de faena con doblones al quinto, un toro con poca claridad en las embestidas, revolviéndose en un palmo de terreno y desarrollando muchas complicaciones pero plantándole cara con valor y firmeza, sacándole en cercanías algunos pases que agradeció la concurrencia. Dos pinchazos y estocada. Silencio

Álvaro Lorenzo manejó terrenos y sitio adecuados para torear suave y templadamente a un toro que por momentos dejaba deslucir los muletazos por su flojedad en remos; sin embargo se destacó su nobleza. Hubo limpieza por el pitón izquierdo toreando de uno en uno. Igual sucedió por el derecho destacando el temple. Con cuatro pinchazos, el toro se echó. Silencio. Por problemas físicos y poca fuerza fue devuelto el sexto que lo sustituyó un sobrero con el hierro de la misma ganadería que también tuvo debilidad en sus remos. El ejemplar pegando gañafones al final del muletazo, desluciendo la suerte, sin embargo estuvo por encima de las condiciones del toro haciendo un esfuerzo superior. Depositó el acero en su totalidad y se le concedió un apéndice.

Leave your Comments