• 12 julio, 2024

PERDIO EL AÑO

PERDIO EL AÑO

El presidente de Colombia y del grupo -Mitocol- mitómanos colombianos se rajaron. La gran mayoría, incluidos algunos de sus partidarios les negaron la aprobación. Se perdió la grandeza, se cambió la sencillez por la arrogancia y lo más grave se están mintiendo a sí mismos.

Por: Leopoldo Portilla Mesa.

El descalabro del país en este primer año del gobierno del cambio estaba previsto. Seguridad, economía, industria, comercio, exportaciones e importaciones decrecieron, salud, empleo y demás sectores, no alcanzaron a consensuar. Como era de esperarse y la más reciente de sus falsas aseveraciones ante parte de la colonia colombiana que reside en N.Y., exactamente en el distrito de Queens ciudad en la que se encuentra con motivo de la celebración de la septuagésima octava Sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas manifestó lo siguiente:   “Nos han pedido desde aquí, del poder político de este país, que tapemos el tapón…, como si eso fuera fácil…, que construyamos una especie de muro para que no pase la gente hacia los Estados Unidos”. Naturalmente y de inmediato el asesor de Seguridad Nacional del Gobierno del presidente Joe Biden respondió que desconoce que la Casa Blanca le haya hecho tal solicitud al mandatario colombiano. “Desconozco peticiones de Estados Unidos a Colombia para construir un muro o una ‘barrera física’ en el Tapón del Darién para reducir la migración irregular hacia EE. UU.”, dijo el funcionario. Vergueenza total.

En cuanto a su discurso ante la Asamblea, el mensaje no cambia. Preocupación por las guerras en el mundo, terrorismo dirigido a la humanidad que desaparecerá de la faz de la tierra en el corto tiempo por la no atención al cambio climático, lanzando propuestas que como tantas otras del pretérito que no son de total receptividad. Igualmente el enfoque contra los gobiernos que continúan con la exploración y explotación de hidrocarburos. Recalcó que  la mayoría de la inversión para descarbonizar la economía del mundo «provendrá de fondos públicos, del esfuerzo de las sociedades de juntar los Estados». «Los imperios no sirven para salvar la vida sino para desatar las guerras», Pareciera que el síndrome de Asperger -según su hermano- que padece desde la adolescencia es una realidad. Personalidad inestable, confrontativa, egocéntrica, extremista, comportamiento social inusual, que le lleva a un interés por temas específicos y repetitivos. Es este el presidente que le tocó a Colombia elegido por once millones de ciudadanos que defendieron la esperanza del cambio en la que creyeron pero se diluye rapidamente.

Los colombianos ante las evidencias del retroceso del país se preguntan ¿por qué no trasladar esas preocupaciones y encontrar soluciones a los tantos y graves problemas que los aquejan? El aumento de hectáreas sembradas de coca alcanzó la cifra de 230 mil. El renunciar a la política de drogas ha sido un desacierto total. Y esta tiene un resultado explicable pero nada favorable. Los grupos ilegales en todas sus versiones generan violencia e inseguridad y se autofinancian con el mercado. Las masacres ya suman 64 casos y los líderes asesinados alcanzaron tres dígitos con 100 casos. El secuestro llega a los 131 casos y la extorsión se ha vuelto un pago obligado aún para los campesinos más pobres (5.795 casos). Resultados alarmantes, pareciera que el gobierno volteara mirar para otro lado, demostración de falta de gestión y liderazgo, sendero equivocado para encontrar la paz total. Es la muestra de haber elegido un gobierno débil, incapaz y ahora sometido a los criminales que gozan de su complacencia. Y ni hablar sobre la crítica situación de gobernadores, alcaldes que sufren de intimidaciones, atentados y funcionarios públicos en el contexto electoral. Situaciones de riesgo, atentados, amenazas y homicidios son los factores que deben salvar para cumplir y llegar al final de sus respectivas campañas.

La gravedad de la situación es tal que por primera vez en el contexto del proceso electoral, se hacen  advertencias por parte de entidades electorales nacionales e internacionales sobre los riesgos diferenciados que enfrentan ciertas localidades de Bogotá. Tema que también corresponde y en consecuencia tiene responsabilidad la alcaldesa Claudia López. Concretamente, 5 localidades se encuentran en riesgo extremo: Sumapaz, Ciudad Bolívar, Bosa, Kennedy y Usme. Además, otras 11 presentan un riesgo alto: San Cristóbal, Rafael Uribe, Fontibón, Engativá, Suba, Usaquén, Santa Fe, Candelaria, Mártires, Puente Aranda y Teusaquillo. Los grupos responsables incluyen el Eln, Clan del Golfo, Estado Mayor Central (Disidencias Farc), Farc (Segunda Marquetalia) y grupos de crimen organizado, como los Paisas y los Boyacos.

HAKUNA MATATA (no hay problema) presidente. Para concluir esta nota en suajili, el idioma que quiere oficializar la Vicepresidenta. Idea nada plausible hecha en su segunda visita y ante las principales autoridades de la República Africana de Kenia.

Leave your Comments