• 22 junio, 2024

MADRE DE TRES NIÑOS, MUJER DE TORERO Y SANITARIA: «HE PASADO MIEDO DE VERDAD»

La vergüenza torera es un adjetivo intrínseco en la personalidad de una mujer como Mercedes Justo, una de las heroínas con bata que ha dado una estocada desde Extremadura al coronavirus.

Fuente: cultoro.com Javier Fernández-Caballero

Las jornadas de los últimos cuarenta días de la joven Mercedes Justo Sánchez –auxiliar de enfermería en el hospital de Zafra (Badajoz) y madre de tres niños- han sido realmente maratonianas. «He pasado miedo de verdad. He visto situaciones dramáticas, muy duras, de gente con el coronavirus pasándolo muy mal… pero el alma de taurina me ha hecho salir adelante”, asegura esta joven que vive junto a su familia en Almendralejo.

Su marido, Curro Damián, está aún en la lucha por conseguir la alternativa, habiendo pasado entre otras plazas como novillero con caballos por Madrid. “Aún mantiene el sueño intacto: es su vida”, asegura su esposa, a la que le ha tocado vivir esta dramática realidad en el hospital en el que trabaja y por eso es una nueva protagonista de la serie “Toreros con bata” de Cultoro.

“Por fortuna, esta zona no ha estado tan afectada por coronavirus que otras en Extremadura, lo hemos sobrellevado como hemos podido. Yo soy madre de tres niños y he pasado mucho miedo. Mucho. Pero gracias a Dios todo lo peor ha pasado… o eso esperamos”, confiesa a este medio.

 

Denuncia que “ha tardado mucho tiempo en llegarnos el material de protección. Ahora está bajando la curva de contagios y nos va llegando con normalidad, pero claro, ya es tarde”, dice Mercedes Justo, que ha tenido que doblar turnos en su centro hospitalario para que todo saliese adelante. Esta tarde le realizarán el test. Casi cincuenta días después. “Es lo que hay…”, comenta.

Curro Damián, “ha sufrido bastantes varapalos en este mundo, pero aún tiene la ilusión intacta. Él debutó con picadores en Almendralejo, y mantiene el sueño como el primer día. Ha llegado a torear en Madrid el 29 de junio de 2014, y quiere tomar la alternativa”, asegura su esposa.

 

“El mundo del toro, y sobre todo las mujeres de los toreros, lleva siempre consigo el miedo, y cuando empiezas a tener niños mucho más. Yo nunca he querido mostrarle a él lo que es el miedo. Yo le quiero dar apoyo y optimismo”, confiesa Mercedes. “La afición me viene desde pequeña, desde que iba con mi abuelo a los toros en Villafranca de los Barros”, sigue narrando.

Otra de las cuestiones que más intranquila dejan a Mercedes en estos tiempos es el apoyo del gobierno al ecologismo, algo que deriva en un animalismo cuasi manifiesto: “Quiero dar ánimos al mundo del toro, que no está recibiendo ningún tipo de ayuda mientras el ecologismo sí. Nosotros cuidamos a los animales; los animalistas sólo buscan dinero y protagonismo; cuando pase todo esto los veremos manifestándose en las plazas, pero cuando de verdad tienen que estar es ahora, que es cuando tienen la oportunidad de cuidar al animal de verdad como está haciendo este sector”, concluye.

 

Leave your Comments