• 21 junio, 2024

NERVIOSISMO PURO

NERVIOSISMO PURO

Una sobre-estimulación está padeciendo la sociedad colombiana como resultado del estrés indefinido producto de las continuas y alarmantes declaraciones en los medios de comunicación de los integrantes del nuevo gobierno incluido quien lo dirige. Todo lo que hay es malo, no sirve y los demás son los responsables.

Por: Leopoldo Portilla Mesa.

Tan solo han transcurrido dos meses y medio del ejercicio del nuevo gobierno y ya quienes  declararon ser comunistas desde la cuna parece esta retractándose por el comportamiento que viene mostrando. La encuesta realizada en cinco de las principales ciudades del país por una de las firmas especializadas en el tema y de mayor credibilidad -Invamer Poll- arrojó un resultado que era predecible por parte de la oposición y del sector de colombianos que no le dieron el respaldo en las urnas el pasado 19 de junio. El 40% desaprueba la gestión. Ante la pregunta de si Colombia va mejorando o desmejorando el 64% respondió empeorando. El optimismo de aquellos que enarbolaron las banderas de la izquierda está cayendo estrepitosamente.  Un ejemplo claro y evidente es el porcentaje de personas que cree que el gobierno podrá devolver sus tierras a los campesinos desplazados cae del 72% al 59%. Otra de las propuestas impopulares que ha hecho es la de acabar la exploración y explotación de petróleo, carbón y gas mostró que solamente el 38% está de acuerdo y 56% en desacuerdo.

Este pronto derrumbamiento está causado por los controversiales pronunciamientos económicos. El aumento sostenido de la inflación que en el mes anterior alcanzó el 11.4% la más alta en el último siglo. La devaluación acelerada del peso que antes de concluir el presente mes alcanzará un valor histórico de cinco mil pesos ($5.000.oo). Adicionalmente a estas causales -la caída al abismo- se encuentra la desorganización del gobierno. La inseguridad y violencia son factores que día a día aumentan. La inconformidad de los colombianos que le apoyaron es obvia. Soluciones, oportunidades, no se mencionan y no llegan. La retórica populista parece no encontrar eco, en los engañados ciudadanos que lo votaron. El anuncio de su acercamiento con el Gigante Asiático también produce un grande sobresalto, un temor intenso y persistente. Se pregunta Colombia ¿cuándo empieza a trabajar? Las muestras de incompetencia también son palpables. ¿Sí sabía cuál era el estado del Estado para qué apostó al poder? Entre trino y trino deja entrever que cuatro años no son suficientes para cristalizar las ilusiones prometidas. ¿La aplanadora se mantendrá y votará a pupitrazo limpio todo cuanto favorezca la impunidad y hasta votar por una Asamblea Constituyente? Veremos.

¡La luna de miel se acaba pronto!

Leave your Comments