• 26 mayo, 2024

TRASCENDENTE CORRIDA EN CIFUENTES

TRASCENDENTE CORRIDA EN CIFUENTES

Por: Nestor Giraldo M.

Diez orejas cortaron a los toros de Arauz de Robles los diestros Sánchez Vara, Andrés Palacios y Miguel Tendero premio a sus importantes actuaciones en la plaza de toros Alcarria-Cifuentes (Guadalajara) en la tarde de este domingo 9 de mayo.

Por: Leopoldo Portilla Mesa.

Toreros de mucho kilometraje hicieron el paseíllo en ésta localidad de Cifuentes en la provincia de Guadalajara, la concurrencia completó el aforo autorizado, soportaron en el prólogo una intensa lluvia que parecía no desaparecer y amenazaba la realización de esta importante corrida de toros que lució el hierro de Arauz de Robles -armónica en su presentación, seria y con romana- exigió a los espadas, los cuales a pesar de no estar en plena actividad, la experiencia, el oficio, conocimiento, conjuntados con pinceladas de arte, hicieron un espectáculo para no olvidar.

Sánchez Vara, torero de la tierra completa en el mes de agosto, 21 años de haberse doctorado y 42 de edad, desplegó con el capote y muleta un variado repertorio ante sus dos ejemplares, que como toda la corrida fueron serios, ofensivos y sin permitir ninguna permuta de terreno. Cortó dos orejas en el primero y dos en el cuarto. Su lote tuvo nobleza y calidad.

Andrés Palacios, diestro fino, elegante, con personalidad, de pellizco, condiciones que le auguraban un gran futuro dentro de la profesión, lo llevaron prontamente a su alternativa en el 2005 en la Monumental de Barcelona. Sorteó esta tarde dos toros que tuvo que lidiar en el inicio de sus faenas para sacar algunas tandas de naturales que fueron coreadas por la parroquia. La ilusión la mantiene viva, le ayudó mucho para poder salir airoso del compromiso que cumplió a cabalidad. El albaceteño lleva en su espuerta tres orejas. Una del 2º y las dos del 5º.

Miguel Tendero, tercero de la terna, con mucha entrega y disposición enfrentó a los de Arauz de Robles que presentaron incomodidades en los momentos que se sintieron dominados, fueron salvadas por este albaceteño con buen estilo, lo que valió una fuerte petición a Usía que le concedió dos orejas del 3º de la tarde. Con el cierra-plaza un burel colorado que de salida mostró aspereza, echando las manos por delante, la cara arriba, el oficio de Miguel salió a flote para poder ahormar la embestida. El viento que había hecho una pausa, apareció nuevamente y ante la exigencia de su antagonista, tuvo que abreviar. Una oreja.

 

 

 

Leave your Comments