• 12 julio, 2024

CUIDAR LA DEMOCRACIA

CUIDAR LA DEMOCRACIA

.

Colombia tiene la oportunidad de cuidar su democracia -aunque desgastada- pero con la gran posibilidad de mejorarla este domingo 13M en las urnas. Una cita que todos los mayores tienen que cumplir para no dar espacio a quienes están matriculados en la izquierda radical.

Por: Leopoldo Portilla Mesa.

El momento es crucial. Las elecciones legislativas del próximo domingo -13M- son más que definitivas para el futuro de Colombia. Si se quiere de más importancia que las presidenciales que vienen ligadas a estas. El conformismo del que -no hace política se la hacen- tiene que olvidarse, en la actualidad y en cualquier parte del mundo a esta frase que suena coloquial se le debe agregar que -la forma más fácil y gratuita de hacer política es votando-. Es una verdad de a puño. Votar inteligentemente (a pesar de todas las complicaciones que establecieron las coaliciones con sus listas cerradas, abiertas, de cremallera, que aglutinan especialmente la del Pacto a personas cuestionadas por la justicia y que bajo ese amparo aspiran obtener una silla en el Senado y la Cámara) es la consigna para salvar del derrumbamiento inminente a la democracia.

Los proyectos del Comediante de lo Absurdo que hace públicos en la plaza pública, bajo el estado de alicoramiento, necesitarían de un larguísimo tiempo. Será esta generación y seguramente otra más, las que verían reinar dentro de esa dictadura impuesta y sin oposición y rodeado de todos sus aúlicos por lustros y más lustros. Siempre descalificando a quienes han estado en el gobierno, posición que riñe con la de un verdadero estadista. La anormalidad pareciera ser que gobierna su personalidad. No es el Mesías que salvará a Colombia eso es seguro. Lo expuesto es incumplible. La manipulación de algunos medios y empresas encuestadoras que lo acogieron y lo dan como seguro ganador ante la opinión pública no tiene presentación, es un entreguismo descarado. Los actos inhumanos cometidos en el pasado están en la memoria de los colombianos, como los de su paso por la alcaldía que lo descubrieron como pésimo administrador. La deshonestidad y falta de aclaración del dinero recibido en aquellas bolsas negras y la financiación de la actual campaña no se conocen hasta el momento. Su revanchismo es inocultable y su tendencia es el autoritarismo. Llegó la hora para los colombianos. Defender la Democracia es el deber Constitucional de todos los ciudadanos. Mostrar la disposición, el temple y el propósito depositando su voto inteligente en las urnas para derrotar el populismo barato.

Leave your Comments