• 22 junio, 2024

EL MAESTRO FERNANDO BOTERO EN CAMARA ARDIENTE


EL ARTE DE LA TAUROMAQUIA, guio al maestro Fernando Botero a incursionar en LAS ARTES PLASTICAS, a partir de su primera acuarela con la figura de un torero pintada en el año de 1944, llevando de ahí en adelante en su corazón el concepto taurino que plasmó en muchas obras declarando así su inmensa inclinación de sentimiento afectivo por los toros.

Por eso un amplio sector de la sociedad bogotana con toreros, músicos y aficionados, rindieron un homenaje con pancartas, música y otras alternativas artísticas derivadas del ARTE DE LA TAUROMAQUIA, haciendo presencia tanto en los interiores como exteriores del Capitolio Nacional donde reposaban los restos del maestro en Cámara Ardiente.

Para los malquerientes de la actividad taurina y sobretodo los congresistas que atacan sin conocimiento de causa, hay que refrescarles la memoria por si no lo saben que EL ARTE DE LA TAUROMAQUIA es fuente de inspiración de varias disciplinas artísticas, entre otras la pintura, la escultura, la arquitectura, la música, la poesía, la literatura, la confección y costura entre otras.

Eliminando la actividad taurina, las otras disciplinas artísticas prácticamente también podrían desaparecer pues quedan limitadas sus labores.

Invitación para que en los próximos debates en La Cámara de Representantes, se ventile de manera amplia los perjuicios que causaría la expedición de una ley prohibicionista que no solo afecta al gremio taurino sino también a las otras actividades derivadas de la tauromaquia.

El maestro Botero fue generador de empleo e inspirador con sus obras declarándose abiertamente afecto a la actividad taurina tal como lo fueron también Pablo Picasso, Edouard Manet, Francisco de Goya; Miquel Barceló; Joan Miró; Eduardo Arroyo; Luís Fernández; Pablo Gargallo; Gutiérrez Solana; Daniel Vázquez Díaz; Ignacio Zuloaga y otros.

Fernando Botero: «Los toros existirán siempre, porque forman parte de la cultura española y universal»

Leave your Comments