• 22 junio, 2024

EMILIO DE JUSTO VUELVE A ENCANDILAR!!!

Aguacero descomunal antes del comienzo de la corrida que retrasó su inicio treinta minutos con tres cuartos de asistencia en los tendidos de la Monumental de Manizales.

Por: Nestor A. Giraldo Mejia.

Toros de Las Ventas del Espíritu Santo bien presentados y nobles, destacando el segundo de la tarde de nombre “Despistado” que fue indultado.

Cristóbal Pardo con el primero de capa castaña, lució en banderillas colocando los seis palos de manera solvente. Cumplió interesante labor con la muleta aunque el toro tuvo nobleza y poca transmisión. Tandas encajadas y profundas a un toro de embestida suave y humillada por el pitón izquierdo. En el cuarto, se recreó el torero caldense toreando con mucha entrega, conocimiento y torería. Pinchazo y espadazo defectuoso. Vuelta.

Gran manejo del capote de Emilio de Justo que fue francamente notable y primoroso a un toro que embistió muy bien. Inicio de faena vibrante y emocionante de rodillas en redondo. Series largas templadas, ligadas, rítmicas, compactas y acompasadas a un gran toro que metió la cara con mucha clase en la muleta de De Justo por los dos pitones en los medios del albero. Nobleza, humillación, bravura y casta exhibió el pupilo del maestro César Rincón que por unanimidad solicitó el perdón de la muerte siendo indultado “Despistado” marcado con el número 608 y que pesó 452 kilos con toda justicia y las dos orejas simbólicas al torero extremeño. El quinto también fue un ejemplar que humilló con calidad a medida que le bajaba la mano el torero que se sintió a gusto e hizo disfrutar a los aficionados. La faena tomó vuelo por lo rítmica, cadenciosa y técnica hasta que el toro se refugió en tablas dejando ver su falta de casta. Estocada.  

Ginés Marín con un toro tardo pero con calidad y humillando logró engarzarle series importantes toreando en redondo. Potables los dos pitones del ejemplar aunque punteaba al final de los pases. El remate de la faena la realizó Marín por bernadinas y la estocada fue perfecta y la oreja fue paseada triunfalmente. Inicio de faena de rodillas con cuatro muletazos ligados. Al toro le falto chispa embistiendo sin humillar pero la disposición del torero fue innegable. La espada una vez penetró y cortó la oreja dando la vuelta al ruedo en medio de torrencial aguacero


Leave your Comments