• 22 junio, 2024

“LEA VICENS” … AHORA APRECIO MAS EL CONCEPTO DE LIBERTAD

“LEA VICENS” … AHORA APRECIO MAS EL CONCEPTO DE LIBERTAD

 

El suplemento Fuera de Serie de Unión Editorial publica en su reciente número a la rejoneadora francesa para conocer sus impresiones de cómo está viviendo esta etapa de cuarentena y de cómo afecta a su profesión.

Por: Leopoldo Portilla Mesa.

La rejoneadora nacida en Nimes hace 35 años se ha convertido en la torera de a caballo más importante de los últimos años. Las empresas la ven como la nueva figura del arte de Marialva. El número de corridas toreadas y sus triunfos en las plazas de primer orden la colocan en sitio de privilegio.

El siguiente es el contenido de sus impresiones al suplemento Fuera de Serie.

«Afortunadamente tengo la suerte de vivir en el campo y este confinamiento no ha cambiado mi ritmo. Suelo madrugar y desde primera hora estoy con mis caballos y preocupada por ellos. Sólo los monto yo así que necesito mucho tiempo con ellos. Es fundamental para que después en la plaza puedan rendir. Vivo en contacto con la naturaleza. Me preocupa muchísimo esta situación, pero mi día a día, dentro de mi casa, se ha alterado poco.

No practico ejercicios especiales porque mi ritmo sigue igual. Con entrenar 12 horas al día con mis caballos tengo suficiente. Mantengo mi rutina, aunque no pueda torear en la plaza como me gustaría. Los caballos no entienden de parones. Necesitan sus cuidados diarios. Eso ocupa la mayor parte de mi tiempo. Tengo 20 caballos para torear en la plaza más los potros que estoy formando.

 

Sigo intentando saber hacer los huevos fritos… En realidad, no tengo paciencia para ser buena cocinera. Soy básica haciendo cosas para comer. En mi casa no falta jamón, eso sí. Mi comida favorita, que es difícil de hacer en casa, es la japonesa. Prefiero dedicar mi poco tiempo libre a otras cosas, como la lectura, por ejemplo. Tengo muchos libros de todo tipo en mis estanterías. Recomiendo La hija de la española, de Karina Sainz Borgo, una novela tan conmovedora como asombrosa de realismo. También me ha gustado De ratones y hombres, de John Steinbeck.

¡No me apetece tener wifi en casa! Vivo muy focalizada en mi mundo y paso casi todo mi tiempo al aire libre, es lo que más me gusta. Me cuesta estar inactiva en casa. Utilizo la tele para informarme. Estos días he visto Into the wild de Sean Penn y Leyenda de Otoño de Jim Harrison, dos de mis predilectas. Juego al ajedrez. Uso Instagram y el resto de mis RRSS para estar en contacto con mis seguidores. Me gusta sentirlos cerca y recibir su cariño y su apoyo que, además, es mutuo. También procuro informarme y más en una situación tan grave como la que estamos pasando.

Doy prioridad a los valores esenciales, ahora aprecio más el concepto de libertad. Abandoné mi Nimes (Francia) natal para buscar mi sueño de ser rejoneadora y vine a la finca del maestro Ángel Peralta, donde aprendí todo el oficio hasta que emprendí esta aventura. Pasó de ser un sueño a una realidad. Ahora soy autónoma, dueña de mi tiempo y valoro mucho esa libertad. Estar todo el día con mis caballos es lo que más me gusta.

 

Lo que está pasando está siendo terrible. Espero que, al menos, esto nos enseñe a volver a reflexionar sobre nuestros modos de vida. Creo que se está poniendo en valor lo rural, lo más básico. Vivimos tan rápido que nos hemos olvidado de lo más importante. El poder estar ahora más en contacto creo que es algo positivo. Ojalá aprendamos algo, como sociedad y como individuos. Valoro momentos de tranquilidad, de bienestar, me gustan las cosas sencillas como un buen desayuno un domingo con chimenea, sin planes que hacer, por ejemplo. Me gusta mucho escuchar el silencio. Normalmente, desayuno zumo de naranja natural con tostadas de pan. Lo primero que pienso hacer cuando termine la cuarentena forzosa es ir a cenar al restaurante La Moneda, en Sevilla, con mis mejores amigos e ir a ver a mis padres y saborear su presencia más que nunca. Y el plan ideal lo tengo claro: volver a torear en público«.

Leave your Comments