• 22 junio, 2024

¿QUÉ ESPERAMOS?

¿QUÉ ESPERAMOS?

La situación del país no mejora. El túnel parece no tener final, ni luz. Los integrantes de la primera línea ahora separados de las personas que convocaron el paro nacional presentan otro pliego de peticiones al gobierno de Bogotá que tendrá repercusiones a nivel nacional.

Por: Leopoldo Portilla Mesa.

Se están cumpliendo más de sesenta días del paro nacional y su tendencia por lo menos en la capital colombiana no mejora. Antes por el contrario se complica. Los estudiantes que dicen ser los integrantes de la primera línea, se presentan ante la ciudadanía y medios de comunicación cubriendo sus rostros, al igual que aquellos que están al margen de la ley. Dicen tener el comando de la situación por lo que han hecho exigencias a la Alcaldía Mayor que también tocan al gobierno nacional. Concretaron con representantes del gobierno Bogotano una reunión este jueves 1º de julio que encabezó el Secretario de Gobierno lo que no gustó a la contra parte, por la ausencia de la alcaldesa, tomando la decisión de retirarse y expresando que la próxima se realizaría cuando ellos digan y en el lugar que escojan. La situación se torna dramática, además de la pandemia que no cede en la capital, las afirmaciones de quien la administra, hechas con anterioridad, ayudaron a profundizar la polarización política, en las que recoge las denuncias del partido de gobierno sobre la ilegalidad de la financiación de la -primera línea- por parte del opositor partido -Colombia Humana- y otra más grave aún de acusar al Uribismo de querer matarla. La tensión en el país sube como espuma y las amenazas también. El tácito amparo que muestra hacia los manifestantes y la estigmatización hacia la fuerza pública no acaban de convencer a la sociedad civil que continúa sufriendo la adversidad y la violencia del confeso movimiento político de tendencia izquierdista. ¿Y en las manos de estos docentes están los niños y jóvenes educándose?… ¡Increible! La alcaldesa siempre con el índice acusador pero de trabajo nada. Es una gran vendedora de humo.

El alto grado de complicación social colombiano ha motivado a los oficiales del Ejército de la Reserva Activa del curso militar -Coronel Antonio Arredondo- a emitir un comunicado firmado por el General (r) Jorge E. Mora Rangel y el Brigadier (r) Fernando González aparecido este viernes 2 de julio en el que manifiestan su preocupación conjunta por la situación que enfrenta el país. Igualmente califican a la protesta pacífica como una máscara bien concebida para convencer a los incautos. Añadieron que es una mal llamada protesta social y a quienes estarían detrás de ella.

Según los militares indican que el país ha quedado “inexorablemente devorado por las fauces del populismo, hábilmente camuflado en un falso progresismo”, agregando así que han sido combinadas distintas formas de lucha con el propósito de llegar al poder “aniquilando de tajo el estado de derecho y la democracia”. La reserva activa indica que, a través de la protesta, se intenta legitimar el “vandalismo terrorista” y buscan culpar al gobierno de turno de todos los males ancestrales de la nación, “desprestigiando y acusando a la fuerza pública”.

Más adelante, son enfáticos en sostener que se está utilizando como “punta de lanza” a los jóvenes de clases marginadas, con la ayuda de “idiotas útiles que proliferan como maleza en nuestro medio”.

Así lo expresan en el presente comunicado: “Los pseudointelectuales, líderes de izquierda, disfrazados con falsos perfiles; justicia parcializada y complaciente, prensa sesgada por intereses mezquinos, algunos sindicatos comunistas de la educación, la salud, el transporte. Todos se mueven con la libertad y las garantías de unos derechos humanos que tienen amplia acogida y validez para ellos, pero que se vuelven inhumanos y olímpicamente desconocidos para los reales defensores de la constitución política y las leyes”.

Los militares en retiro también critican duramente a la sociedad, pues manifiestan que existe una indiferencia y un silencio cómplice ante los atropellos que “permiten y toleran actos de barbarie”.

Por lo anterior, la reserva activa asegura que Colombia se halla frente a una amenaza que atenta contra la integridad del Estado, la democracia y las instituciones, al mismo tiempo que afecta la estructura productiva y empresarial del país.

Las fuerzas combinadas que se responsabilizan de esta amenaza provienen del XXV encuentro del Foro de Sao Paulo, reunido en Caracas el 25 al 28 de julio del 2019, cuyo principal objetivo fue convocar una engañosa protesta pacífica convertida en asonada terrorista que destruyó parte esencial de la infraestructura productiva del país con el fin de establecer un “gobierno alternativo” en Colombia. Esta manifestación “pacifica” ha sido la más violenta desde el Bogotazo de 1948”, indican.

Por lo anterior, los militares en retiro reiteran que los líderes llamados a conjurar la crisis del país brillan por su ausencia y, según ellos, se “ocultan en las tinieblas de su egoísmo, eludiendo la responsabilidad que les compete, haciéndoles el juego a los conspiradores y dejando tras de sí, la prueba de su complicidad, con su silencio”.

También señalan que los organismos internacionales de los derechos humanos son proclives a los “agitadores, terroristas y enemigos declarados de la fuerza pública”, por lo que justifican el atropello, contrariando las normas constitucionales y el derecho internacional humanitario.

Así mismo, hacen un llamado al Estado, cuya obligación legal es la de restaurar el orden en todo el territorio nacional, haciendo uso del legítimo derecho de autoridad que le fue conferida. Agregan también que debe crear un frente común de la sociedad demócrata contra, según ellos, la “conspiración que amenaza la integridad de la patria y la legitimidad de sus instituciones”.

La reserva activa se pronunció frente al reciente ataque contra el helicóptero del presidente de la República, Iván Duque, el pasado 25 de junio. Al respecto, manifiestan que causa “repudio y vergüenza” que ciudadanos de un Estado no se inmuten ante el intento del asesinato de su presidente y que justifiquen que el vandalismo terrorista no es delito.

Estos son algunos de los apartes del comunicado que por considerarlo de mucha importancia lo hacemos público para todos nuestros lectores en Colombia y en el exterior.

Leave your Comments